El misterio de las cosas

Como amante que soy dese hace mucho de la fotograf├şa y dado el paralelismo entre la misma y el v├şdeo he dedicado atenci├│n a veces a trabajar en ├ęste sentido, de forma autodidacta, buscando a trav├ęs de ├ęste medio tan interesante, encontrar alg├║n resultado v├ílido y art├şstico en lo posible.

Creo que es una buena manera no s├│lo de mostrar belleza sino un poco tambi├ęn el misterio de las cosas ya que posibilita entre otras cuestiones fomentar la creatividad y jugar a la propia interpretaci├│n, a├▒adiendo a las im├ígenes arte e imaginaci├│n, cuando se hace buen uso de ├ęsta herramienta tan vers├ítil y cercana.

Con ├ęstos v├şdeos, pocos por ahora, trato de mostrar una perspectiva, que permita dejar un peque├▒o hueco a la reflexi├│n. La intenci├│n, coincide una vez m├ís con la defensa del ecosistema y de los principios y valores que nos diferencian como humanos, mostrando a veces la fragilidad, otras lo que hay m├ís oculto en las cosas y otras, una simple y llana mirada alrededor sin m├ís; siempre bajo el com├║n denominador de ofrecer a la retina el mejor alimento posible.

Videos para meditar

Hay otro grupo de v├şdeos: ÔÇťV├ŹDEOS PARA MEDITAR EN LA LUZÔÇŁ, que recomiendo a quienes buscan una forma sencilla y c├│moda de hacerlo.

Ante todo quiero advertir que no soy un experto en la disciplina de la meditaci├│n, pero me he atrevido ha desarrollar ├ęstos v├şdeos, con el debido respeto y humildad, porque soy consciente del inter├ęs general que en la gente se viene despertando en ├ęste sentido. Muchos saben que meditar es algo bueno y sano, pero poco m├ís. Tambi├ęn hay otro sector que conociendo m├ís el tema busca acercarse a la pr├íctica del silencio interior, como contrapartida a la agitada y repetitiva mente y a su inercia (tan nociva para el equilibrio nervioso y la salud misma), pero no tienen tiempo ÔÇŽlo cierto es que as├ş es muchas veces; no suele encontrarse el momento, ni el lugar adecuados y por otro lado, la falta, tal vez, de informaci├│n sobre lo que es meditar y c├│mo se hace ├│ para qu├ę sirve.

Mi propuesta es muy sencilla: Sentado c├│modamente con la ESPALDA RECTA, delante del ordenador, al que por cierto dedicamos bastante tiempo, s├│lo hace falta concentrarse en la imagen y en el sonido, es decir: ver y escuchar sin pensar, concentrados en los sutiles cambios que se van produciendo en la pan_ talla para as├ş, de forma sencilla, desacelerar la mente y ÔÇťdomesticarÔÇŁ poco a poco la inercia de los pensamientos. Cada vez que uno se va ├│ pierde la concentraci├│n, no pasa nada: conscientemente vuelve a ella. El resultado de la pr├íctica, lo puede experimentar uno mismo.

Juega tambi├ęn a favor el hecho de no tener que sentarse en la inc├│moda posici├│n del loto (los occidentales no estamos hechos a ello), sino en nuestra c├│moda silla del ordenador ÔÇŽs├│lo requiere pues concentraci├│n en las im├ígenes de luz y en el sonido de fondo, con la ESPALDA RECTA, insisto.

Todo el tiempo que conseguimos mantener la atenci├│n, libre de pensamientos (el ÔÇťaqu├ş, ahoraÔÇŁ que se oye decir a veces), estamos practicando la meditaci├│n y por tanto, entrenando la atenci├│n para que la inercia mental no nos someta a su permanente distracci├│n y desequilibrio emocional, alej├índonos de la consciencia despierta y convulsionando y enfermando nuestra propia salud en muchos casos por efecto de los pensamientos negativos, causa y ra├şz frecuentemente de los desequilibrios que en gran parte hoy se vienen padeciendo.

Por otro lado, nuestro cuerpo tiene electricidad, por tanto emitimos una luz tenue de color variable, perceptible para pocos ojos humanos (la foto K├şrlian la registr├│ hace ya d├ęcadas); ÔÇŽla luz, por lo tanto, forma parte de nuestro ser y existencia.

├ësta serie de v├şdeos, basados en la luz, pretende encontrar sinton├şa y bienestar por simple afinidad con el espectro luminoso, del que formamos parte ├│ m├ís bien, ├ęl forma parte de nosotros.

A qui├ęn no fascina el arco-iris?: luz descompuesta; un fen├│meno f├şsico sutil como nuestra propia aura; por lo tanto, con voluntad y pr├íctica podemos sintonizarnos con ella hasta lograr un buen estado de concentraci├│n a trav├ęs de la mediaci├│n pasiva que proponemos; sana como cualquier otra t├ęcnica pero m├ís c├│moda y entretenida y siempre a mano en nuestro monitor.

La duraci├│n de los v├şdeos va desde los 5 minutos, 10, 20, 40 Y 50 minutos para poder ir aumentando, si el practicante se siente bien con ├ęsta sencilla y sanadora propuesta para meditar y mejorar la mente y el equilibrio e inteligencia emocional en consecuencia, tan necesarios para mantenernos en un buen estado de salud y bienestar.