*Proyecto S.O.S.tenible


Pr贸logo

S.O.S.TENIBLE es un proyecto que aboga fundamentalmente por la salud del planeta y el equilibrio social.

Engloba diferentes 谩reas de las artes visuales, cada una de las cuales se ocupa, bajo las consignas de la reivindicaci贸n y la denuncia, de hacer una llamada de atenci贸n a la responsabilidad individual de cada uno en la tarea del cuidado y conservaci贸n del entorno, as铆 como en la recuperaci贸n de los valores humanos fundamentales en claro declive en una sociedad materialista, injusta e irresponsable que da como resultado la segregaci贸n social, la desigualdad y un ecosistema global cada vez m谩s deteriorado e INSOSTENIBLE, cuestiones diametralmente opuestas al desarrollo de la sociedad en su conjunto y de la propia individualidad del ser


谩rea de escultura bajo las SIGUIENTES series:

Museo del 谩rbol


Historias del mar


Animalario


Poemas visuales


Sociedad an贸nima


Encriptado


Instalaciones


Vivimos rodeados de objetos que por alguna raz贸n han dejado de servirnos convirti茅ndose en trastos de los que pronto 贸 tarde terminaremos por deshacernos. 脡sta propuesta busca encontrarles un nuevo destino, art铆stico en 茅ste caso, que permita despertar en primer lugar nuestro lado creativo y sentido ecol贸gico y al mismo tiempo evitar que dichos restos puedan terminar contaminando la tierra durante a帽os y siglos a veces.

Siento una gran admiraci贸n y respeto por el trabajo y mensaje que transmiten artistas como Lucio Mu帽oz, Andy Goldsworthy, C茅sar Manrique, Hundertwasser, Alvaro Tamarit y otros muchos. Artistas recicladores algunos de ellos, pero sobre todo respetuosos con el medio-ambiente; 鈥ara m铆 son un referente en 茅ste sentido; para la tierra son conciencias planetarias capaces de convertir desechos 贸 simples retazos de naturaleza en obras de arte; gentes como ellos son un buen ejemplo y gu铆a de lo que es hacer un uso m谩s que S.O.S.tenible de los residuos que generamos.
Con tanto material 鈥渋nservible鈥 del que disponemos ten铆a que comprometerme e intentar mi aportaci贸n en 茅ste sentido.
Cada pieza de las diferentes series, va acompa帽ada de un escrito de introducci贸n hacia la misma, bajo el mismo t铆tulo.

S.O.S.tenible es un proyecto que engloba diferentes t茅cnicas y medios art铆sticos, utilizando en lo posible, materiales de reciclaje (aquellos que consideramos trastos), con el fin de contribuir en el despertar de las conciencias respecto a la salud del planeta.Es necesario hacer hincapi茅 en la necesidad que cada uno aporte con su actitud y manera de vivir un poco de alimento y respiro a nuestra casa com煤n, gravemente da帽ada como todos sabemos.

El eje central de 茅ste proyecto se basa principalmente en la utilizaci贸n de materiales de uso cotidiano, obsoletos ya para el fin que fueron creados, d谩ndoles nueva vida y en consecuencia evitando que sus restos contaminen la tierra en el proceso, a veces muy largo, de degradaci贸n y vuelta a la misma.

Reciclar es una sana y responsable tarea de la que todo humano deber铆a ser consciente a tenor de la implacable y evidente respuesta que la naturaleza con sus sacudidas viene descargando de manera m谩s dura cada vez.

Todos deseamos un mundo mejor para las generaciones venideras pero qu茅 hacemos para contribuir a ello? 鈥n gran sector de la poblaci贸n: nada en absoluto, ampar谩ndose en la c贸moda y auto-enga帽osa idea de que la aportaci贸n individual en 茅ste sentido, es muy peque帽a y no sirve de mucho; de 茅sta manera se eximen de una responsabilidad fundamental que a todos incumbe por igual puesto que nadie est谩 libre de sufrir las consecuencias de los avisos que la madre naturaleza est谩 mandando cada vez con mayor intensidad y frecuencia; hay una coartada c铆nica por parte de quienes quieren mirar para otro lado: se justifican diciendo que gracias a la abundancia de medios de comunicaci贸n, sabemos muchas m谩s noticias (y es verdad), pero seg煤n ellos, en realidad 鈥渟iempre hemos tenido la misma situaci贸n respecto a los desastres naturales鈥, 鈥n 茅ste ultimo punto, algunos, no estamos de acuerdo en absoluto; eso no es as铆, el term贸metro no se equivoca.

El consumo muchas veces irresponsable de agua y electricidad y la mala gesti贸n de los residuos, son otro factor que perjudica seriamente nuestro ecosistema; producir ambos lleva un coste tanto econ贸mico como medioambiental que podr铆amos reducir haciendo uso m谩s consciente y responsable de ellos al tiempo que gestionamos de manera m谩s correcta nuestros residuos, evitando en lo posible contaminar y tirarnos piedras a nuestro propio tejado, que ser谩 tambi茅n el de las generaciones venideras.

Somos el 鈥淧rimer Mundo鈥 entre otras cuestiones por la abundancia de recursos que nos han permitido desarrollarnos y dotarnos de un gran confort y avance tecnol贸gico y social a pesar del momento tan dif铆cil y obscuro por el que estamos atravesando 鈥ccidente es el gran afortunado en 茅ste sentido y sin embargo es el 谩rea del planeta que m谩s da帽o le causa a pesar del beneficio econ贸mico que 茅sta posici贸n de privilegio reporta. Somos por otro lado el 谩rea del planeta que m谩s riqueza genera, gran parte de la cual se halla oculta e inmovilizada en los cerca de ochenta para铆sos fiscales; 驴no es contradictorio e injusto?鈥 驴no somos conscientes acaso de que los recursos son limitados y que la tierra que nos sostiene es un ente vivo al que estamos aniquilando al tiempo que generamos un sistema social que trae cada vez m谩s insostenible pobreza?
鈥emos con asombro por otro lado c贸mo en las cumbres internacionales del clima, que comenzaron en 1972 en Estocolmo, sobre la producci贸n de gases de efecto invernadero, los mandatarios no llegan a acuerdos en un asunto tan grave como 茅ste, sin desarrollar urgentemente pol铆ticas sostenibles al respecto que permitan la regeneraci贸n paulatina de la biosfera, entre otras cuestiones, de vital importancia para la vida en la tierra; a煤n as铆 resulta esperanzador como en la 煤ltima cumbre del clima(Octubre de 2016 en Paris) los mandatarios de diferentes pa铆ses han mostrado consciencia al respecto y buena voluntad 鈥 ver si se cumplen los acuerdos y no caemos de nuevo en los errores del pasado reciente; me refiero a la cumbre de Kioto 1997 que a煤n recordamos como un gran fiasco, dados los resultados posteriores. 鈥engo entendido que hubo pa铆ses que compraban los cupos de toneladas de gases de emisi贸n a pa铆ses subdesarrollados, para poder emitir m谩s all谩 de los acuerdos adquiridos en el protocolo. 鈥osas as铆 no deber铆an ser tolerables para nadie; el aire nos pertenece a todos, tanto como el equilibrio del ecosistema, del que todos somos responsables.

Sin ir m谩s lejos, las pol铆ticas en 茅ste sentido, no s贸lo no ayudan sino que penalizan en ocasiones a quienes trabajan por la labor como ocurre con los productores de energ铆as alternativas en nuestro pa铆s, que en lugar de ser incentivados para que poco a poco los sectores de energ铆as m谩s sucias y contaminantes se vayan reconvirtiendo: encuentran justamente la realidad contraria como as铆 lo demuestra la normativa vigente en nuestro pa铆s. La cuesti贸n es que no hay pol铆ticas que den equilibrio a 茅ste gran dilema, encontrando un punto de inflexi贸n entre la "econom铆a y producci贸n" y la "sostenibilidad y ecolog铆a", cuestiones tan necesarias y urgentes ya para la propia supervivencia de nuestra especie en un futuro no muy lejano.

Bajo mi punto de vista, el crecimiento irracional al que nos ha llevado el ansia de riqueza, as铆 como el consumismo (no el consumo necesario para que la econom铆a funcione), genera tal cantidad de residuos que el planeta no puede digerirlos sin consecuencias graves. No hay equilibrio que facilite un desarrollo sostenible.

鈥nte tan dif铆cil y globalizado dilema y dada la impotencia y frustraci贸n que esto produce, s贸lo cabe el aporte individual contribuyendo desde nuestra humilde posici贸n y posibilidad, reciclando y concienciando al respecto a quienes siguen bajo el efecto de 茅sta pandemia generalizada que conlleva una mezcla de inconsciencia, dejadez y soterrado ego铆smo.
鈥nidos todos en 茅ste sentido, tal vez podr铆amos conseguirlo.
鈥ada grano de arena de una playa es necesario para componerla.

Hay buenos ejemplos en la historia de la humanidad de verdadero amor y respeto a la tierra, 鈥 veces me viene a la memoria el manifiesto sobre ella que el jefe indio americano Noah Sealth, m谩s conocido como jefe Seattle, escribi贸 en forma de carta en 1854 al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce. Es f谩cil encontrarlo en internet; ese es un buen ejemplo al menos para m铆; es una proclama digna de leerse. Recuerdo tambi茅n, a veces, como 茅ste mismo hombre se asombraba cuando a su pueblo se le propuso comprarles las tierras por parte de los que 鈥渓legaron despu茅s鈥濃 el asombro era total para 茅l: 鈥溌÷贸mo la tierra pod铆a comprarse 贸 venderse!!鈥.

L贸gicamente, ahora, los tiempos han cambiado y hay que apostar por el progreso, pero pienso que no hay que perder de vista el coste residual de nuestro modo de vida ya que el planeta tiene una capacidad limitada de digerir los desechos que producimos, por tanto, si forzamos ese equilibrio, la tierra se resiente y se sacude las pulgas de vez en cuando como viene sucediendo con fatales consecuencias.

Pero volviendo a lo anterior, a m铆 tambi茅n me causa asombro ver en qu茅 poco tiempo ha cambiado todo tanto, tan s贸lo en un siglo y pico. El crecimiento est谩 muy bien si no es irracional y nocivo para las generaciones posteriores e insisto que no se debe perder de vista nunca como afectan los residuos al tema medio-ambiental: es el futuro de nuestros hijos y nietos;
las consecuencias ya est谩n ah铆 a nuestras puertas.

Hay uno entre muchos casos que ilustran la 鈥渄epredaci贸n鈥 sin igual que ejercemos en el planeta: es bueno saber, que se han extinguido en cien a帽os m谩s especies que en toda la historia de la humanidad y la estad铆stica, seg煤n los estudiosos del tema, va en aumento; cada d铆a se pierden especies que ni siquiera conoceremos. Puede parecer nimio esto y justificarse como el coste necesario del inevitable e imprescindible progreso, pero si las consecuencias del mismo suponen un da帽o posterior tan grave, el equilibrio se rompe dram谩ticamente produciendo los resultados que estamos viviendo; es necesario reflexionar sobre ello 贸 tenemos el tiempo contado, no as铆 la tierra que en cualquier caso nos engullir铆a y volver铆a a regenerarse sola, como un episodio m谩s de su existencia.

Me esfuerzo constantemente en evitar una visi贸n agorera 贸 apocal铆ptica de las que enseguida te tachan cuando nombras 茅ste asunto tan inc贸modo para ciertas conciencias y bolsillos.
Creo que podemos hacer mucho si despertamos y ponemos voluntad y trabajo desde nuestra peque帽a parcela.

Tampoco soy un defensor de la utop铆a, aunque s铆 de su componente rom谩ntica; entiendo por un lado que todo parte primero de la educaci贸n c铆vica y planetaria que contribuya a despertar la consciencia de los ni帽os desde sus hogares y escuelas; esto como sabemos, es un cap铆tulo que llevar铆a a un largo debate comenzando por la educaci贸n de los mayores, como punto primero etc. etc.. En segundo lugar no hay verdadera voluntad internacional para crear planes eficaces en lo econ贸mico y en lo social, para reconvertir esos sectores contaminantes (en un plazo razonablemente r谩pido, dentro de lo que la dificultad de 茅ste proyecto permita). Sabemos que de 茅stas industrias dependen muchas familias as铆 mismo a las que habr铆a que recolocar en esos sectores ya reconvertidos. No soy experto econ贸mico y por tanto entiendo que mi visi贸n puede parecer ingenua, ut贸pica y demasiado elemental en cierto modo, pero eso da igual, lo que importa es labrar un futuro mejor y reparar las goteras que han salido en nuestra casa com煤n antes que se resquebraje del todo y nos caiga encima.

No es f谩cil pero est谩 al alcance de todos ser un grano de arena en la playa y en lo posible no contaminarla. Hemos de comprometernos todos; es el deber moral y el respeto que debemos a las generaciones venideras.