Flamenco


El flamenco vive el 鈥渁qu铆 y ahora鈥 como nadie. Vaya mi reconocimiento y homenaje a la etnia gitana que tuve la suerte de conocer de cerca compartiendo muchas veladas durante tres a帽os de trabajo como percusionista en el grupo flamenco Fardiquera, regentado por J贸se y Mati all谩 por los noventa. Hace m谩s de 25 a帽os que emocionan con su m煤sica y su arte a mucha gente de dentro y fuera de Espa帽a.

La alegr铆a est谩 presente en esta etnia de la que deber铆amos aprender algunas cosas los payos que con todos nuestros privilegios y prebendas, vivimos con frecuencia sumidos en nuestros problemas sin que nos demos cuenta que la vida se nos escapa cada segundo.

El gran coraz贸n que tienen es una de sus virtudes que como otras se ven eclipsadas por la mala fama que arrastran desde tiempos inmemoriales. Cada vez que un gitano comete un delito, se airea a los cuatro vientos creando una visi贸n de ellos parcial y negativa, aunque esto no es nada ante tanta corrupci贸n y ego铆smo que habita a diario entre nosotros los payos.
El gitano sabe vivir y relajarse; sabe re铆r, compartir y darse a los dem谩s y es leal siempre a su familia y amigos aunque 茅stos sean payos.

Afortunadamente van integr谩ndose en una sociedad que a煤n les otorga pocas oportunidades al tiempo que van perdiendo el sentimiento racistas que tanto ellos como los payos a煤n tienen arraigado en parte.
Las parejas mixtas entre personas de los dos grupos son uno de los principales motivos de integraci贸n de ambas comunidades siendo la tolerancia entre ellas y el respeto por sus respectivas culturas el verdadero camino de acercamiento entre personas con los mismos derechos y obligaciones.

Enlaces de inter茅s

Acceso a la galer铆a completa de la serie

Galer铆a serie Flamenco


Contacto

Escr铆beme